¡BIENVENIDOS!

Encontré en el Liderazgo Auténtico, una forma de crecer personal, espiritual y profesionalmente, que quiero compartir con todos ustedes.
Muchísimas gracias por formar parte de esta comunidad!
Namaste

PARA RECIBIR ACTUALIZACIONES AL BLOG O COMUNICARSE CONMIGO, pueden escribirme a ingridtoppelberg@gmail.com

viernes, 25 de abril de 2008

Lo único que tenemos es el Aquí y Ahora

Me encantó este post del blog Psicoblogía. Recuerdan mi post "Desmitificar la meditación"? Bueno para reforzar mi punto, aquí Raquel Zamora recomienda la Contemplación o Meditación de una forma muy simple y despojada completamente de religiosidad...

“Voy caminando por la calle y noto cómo el aire acaricia mi rostro. También noto cómo las plantas de mis pies se apoyan en el suelo, primero uno y luego el otro. Sólo tengo estos momentos, estos maravillosos momentos. ¡Qué estupendo sería vivir cada instante!” Sin embargo, para la mayoría de nosotros estas sensaciones nos pasan desapercibidas porque nuestra mente está en otro lado, en otro mundo. Tenemos a nuestra mente saturada de información superflua, además de que normalmente la tenemos llena de pensamientos, pensamientos sobre preocupaciones de cosas que ya han pasado de los que ya no podemos hacer nada y pensamientos sobre cosas del futuro que están por venir y que tal vez no pasen. A veces pienso que son nuestros pensamientos los que llevan las riendas de nuestra vida, en lugar de ser nosotros quienes las llevamos.
¿Qué pasaría si por un momento dejáramos de pensar y nos centráramos realmente en lo que verdaderamente importa? El aquí y ahora, estos instantes únicos que no se van a volver a repetir.
Os propongo un ejercicio para empezar a entrenar vuestra mente a centrarse en el momento actual. El ejercicio es el siguiente: En un lugar tranquilo, colócate sentado en una silla con la espalda y el cuello recto y las manos sobre los muslos. Y una vez que estés en la postura, centra tu atención en cómo inspiras y espiras. Nota las sensaciones que se producen en tu cuerpo y si viene algún pensamiento, no importa. Forma parte de este momento, lo importante es no irse detrás de cada pensamiento. Cuando te des cuenta de que te ha venido un pensamiento, obsérvalo, déjale marchar y vuelve a centrar tu atención al momento presente.
Cuando tengas dominado este ejercicio, por qué no practicarlo cuando vas caminando, estás trabajando o haciendo las tareas de la casa.
Free counter and web stats